Celebración del Día Mundial de la Investigación en Cáncer

Impulsar la investigación oncológica y lograr avances científicos que contribuyan a frenar la progresión de la enfermedad es el fin del Día Mundial de la Investigación en Cáncer, una iniciativa impulsada por la Asociación Española Contra el Cáncer, AECC, apoyada por la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia, SEHH, que se celebra cada 24 de septiembre. El objetivo final de esta iniciativa es concienciar a la sociedad para que otorgue reconocimiento al esfuerzo investigador en cáncer y mantener el compromiso social e institucional por dicha investigación.

Según los datos facilitados por la SEHH, las predicciones muestran que, en los próximos años, el cáncer será la principal causa de muerte en el mundo, con 13 millones de fallecimientos estimados para 2030. La buena noticia es que, en la actualidad, la tasa de supervivencia global se sitúa en un 53 por ciento, gracias fundamentalmente a los esfuerzos de la investigación, siendo el gran reto alcanzar el 70 por ciento en 2030, lo que implicará la implementación y desarrollo de sendas estrategias nacionales de cáncer y de medicina de precisión, entre otras cosas.

En el campo del cáncer hematológico «ha habido muchos avances en anticuerpos monoclonales, especialmente los biespecíficos o BiTEs, pero no cabe duda de que la gran protagonista en inmunoterapia ha sido la terapia CAR-T», señala el presidente de la SEHH, Ramón García Sanz, quien explica que «ya hay datos que demuestran supervivencias a largo plazo, con resultados en vida real a tres años en pacientes con leucemias agudas de estirpe B y linfomas B agresivos». Asimismo, el experto explica que existen logros con terapia CAR-T en pacientes con mieloma múltiple y linfoma de células del manto y crece la posibilidad de avanzar a la primera línea de tratamiento 2 en algunas formas de leucemia aguda linfoblástica (LAL) infantil. A esto hay que añadir la llegada de una nueva generación de inmunoterapia celular. Además, «la terapia de precisión con nuevas moléculas está incrementando las tasas de supervivencia de forma apreciable, al igual que la inmunoterapia», señala García Sanz.