Para quién es

La sangre que obtenemos gracias a las donaciones es destinada al tratamiento de muchas enfermedades que producen anemia y de distintos tipos de cáncer, así como en intervenciones quirúrgicas, trasplantes de órganos y tratamiento ante accidentes, hemorragias y quemaduras.

La fisiología de la sangre está relacionada con los elementos que la componen y por los vasos que la transportan, por lo que, en función del proceso a tratar, necesitaremos uno u otro componente.

Algunos datos importantes sobre los componentes sanguíneos:

Las plaquetas se encargan de la coagulación de la sangre.

Las células de defensa o glóbulos blancos son las encargadas de generar las defensas y de actuar ante las infecciones.

Tipos especiales de leucocitos y otras células contribuyen a responder a las lesiones que producen inflamación.

La hemoglobina contenida en los glóbulos rojos transporta el oxígeno desde los pulmones al resto del organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *