Cómo se hace

En el proceso (que dura alrededor de una hora), se separa la sangre gracias a un sistema de centrífugas que selecciona por densidad el componente elegido.

Solo se realiza un pinchazo, en un circuito estéril desechable diseñado para garantizar la máxima seguridad para el donante y el receptor. El proceso está siempre vigilado por personal cualificado.

Ventajas del proceso

MEJOR RENDIMIENTO DE LA EXTRACCIÓN: por ejemplo, en la aféresis, una única donación de plaquetas es suficiente para una transfusión, mientras que en la convencional, son necesarias hasta cinco donaciones.

MAYOR FRECUENCIA: el donante puede donar con mayor frecuencia, porque los componentes se recuperan de forma natural en menos de una semana.

MAYOR PUREZA: los productos obtenidos tienen menos impurezas, ya que se elimina una mayor cantidad de leucocitos contaminantes.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *