Cómo se hace

En el proceso (que dura alrededor de una hora), se separa la sangre gracias a un sistema de centrífugas que selecciona por densidad el componente elegido.

Solo se realiza un pinchazo, en un circuito estéril desechable diseñado para garantizar la máxima seguridad para el donante y el receptor. El proceso está siempre vigilado por personal cualificado.

Ventajas del proceso

MEJOR RENDIMIENTO DE LA EXTRACCIÓN: por ejemplo, en la aféresis, una única donación de plaquetas es suficiente para una transfusión, mientras que en la convencional, son necesarias hasta cinco donaciones.

MAYOR FRECUENCIA: el donante puede donar con mayor frecuencia, porque los componentes se recuperan de forma natural en menos de una semana.

MAYOR PUREZA: los productos obtenidos tienen menos impurezas, ya que se elimina una mayor cantidad de leucocitos contaminantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *